Busca IATA agilizar investigación de accidentes.

On July 3, 2018

Según datos de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) sólo 30% de los mil accidentes que han ocurrido en el mundo durante la última década cuentan con reportes de investigación metodológicamente “bien hechos”, en el resto, los documentos son “deficientes” o nunca existieron. La organización realizó un estudio histórico para reforzar sus procesos de investigación y determinar hasta qué punto puede aportar a que las indagatorias sean más ágiles.

Gilberto López Meyer, vicepresidente de Seguridad Aérea y Operaciones de Vuelo de la IATA, explicó durante la última asamblea general que el organismo busca fortalecer su participación en las investigaciones de accidentes, a través del Accident Classification Technical Group (ACTG).

“En el afán de aprender lecciones lo antes posible tenemos este grupo que trata de recolectar información y de hacer un preanálisis, obviamente estos accidentes (los de 2018) van a ser parte de nuestros estudio, para aprender internamente y ver si hay algo que pudiéramos hacer antes”, expuso.

El vicepresidente de Seguridad Aérea y Operaciones de Vuelo de IATA agregó que en el ACTG, expertos de las aerolíneas en seguridad aérea participaron en la investigación de los últimos mil accidentes como parte de las acciones de la industria para fortalecer los procesos de investigación.

“A través del ACTG estamos analizando qué puede hacer la IATA para ayudar a este proceso. El Anexo 13 tiene reglas muy sólidas respecto a quienes pueden participar en las investigaciones (…) pero la IATA que no está en ese listado está definiendo cómo lo pueden hacer”, adelantó López Meyer.

El proceso de integración que busca la IATA como parte activa de las investigaciones sobre accidentes están en una etapa inicial, ya que los resultados del estudio histórico de la siniestralidad aérea concluyó “hace pocos meses”, detalló.

“Podemos hacer muchas cosas, desde revisar un reporte, para emitir una opinión sobre si la metodología se observó correctamente, hasta participar directamente en las investigaciones, si es que nos permiten que lo hagamos”, abundó el directivo de IATA.

En 2017, ocurrieron 45 accidentes, de los que sólo seis tuvieron víctimas fatales al sumar 19 personas que perdieron la vida; del total, cuatro ocurrieron en aviones de turbinas y nueve en aviones de turbohélices, de acuerdo con el reporte del organismo internacional.

López Meyer señaló que los cinco accidentes con víctimas fatales que ocurrieron hasta el 23 de mayo pasado no muestran un problema del sistema de seguridad aérea.

Por: A21.